Por qué soy feminista y no me da pena

Durante muchos años no me atreví a decir que era feminista porque pensaba que las feministas eran “marimachos” con bigotes y rabiosas. Entonces, pensaba que si yo decía que era feminista, la gente iba a creer que yo tenía problemas y que además era fea.

Por suerte, las cosas han cambiado y ahora ser feminista puede ser hasta cool. Emma Watson ha hecho mucho por poner el feminismo de moda y explicar qué es ser feminista. La escritora nigeriana Chimamanda Adichie, mi heroína, lo explica muy bien en su libro We Should All Be Feminists. Le regalé ese libro a mi hija y a mi sobrina y quisiera seguir regalándolo.

Este es el primer blog que escribo y no por coincidencia es sobre feminismo. Quisiera a través de este espacio cibernético llegar a mujeres latinas y lograr que abran los ojos. Ser feministas es el primer paso.

Por qué? Primero porque tenemos que darnos cuenta que las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres. Derecho a ser felices, a estudiar, a trabajar, a decidir qué hacer con nuestro tiempo, a elegir qué hacer con nuestro cuerpo, a disfrutar de nuestra sexualidad. Derecho a expresar lo que sentimos, nuestros deseos, miedos, aspiraciones sin miedo a ser juzgadas. Derecho sobre nuestro cuerpo, con quién disfrutarlo, cómo vestirnos, cómo mostrarlo o no hacerlo. Es nuestra decisión. No la decisión del hombre a quien amamos, o del hombre con quien nos casamos, o del hombre con quien estamos en una relación, o del papá, o del hermano.

Nosotras somos las dueñas de nuestra vida y las que tenemos autoridad única de tomar las decisiones sobre nuestra vida y nuestro cuerpo. Tomemos el timón de nuestras vidas.

El objetivo de la mujer no es casarse, ni ser sexy, ni gustarle a los hombres, ni llegar virgen al matrimonio, ni ser la mejor madre del mundo, ni la mejor hija, ni la mejor nada. La meta es llegar donde nosotras decidamos que queremos llegar. No seguir lo que está impuesto por la sociedad, la religión, las instituciones, todas a su vez inventadas y regidas por hombres.

Con bigote como Frida, sin pelos en la lengua, o como quieran, las invito a volverse feministas y a sentirse con el derecho y el valor de vivir la vida a manos llenas y con los ojos abiertos.

Eres feminista? Comparte tus ideas.