Nadie es racista, pero que no se metan con mi hija!

Ninguno de mis amigos es racista. Todos tienen un amigo negro y les gusta el jazz, votaron por Obama, o les fascina Beyonce. Pero, cuando les conté que mi hija de 16 años tenía un novio negro (en español no decimos afro-americano) daban un brinco, no se podían controlar. “Uy, tienes que cuidarla mucho”, me decían. Cuidarla de qué me pregunto. De que la toque? De que la mire? De que la lleve a su casa? De que se acueste con ella? Si el muchacho no fuera negro, no la tendría que cuidar? O cuidarla menos tal vez?

El novio de mi hija no quería venir a mi casa. En parte por miedo a que yo no aceptara la relación y lo tratara mal. En parte porque en mi barrio no hay gente de color y le daba miedo. En parte porque su familia le ha dicho de no montar en bicicleta después de las 6 de la tarde en un barrio que no sea el suyo porque le pueden disparar.

Esa es la realidad que vivimos en el siglo XXI en Estados Unidos. La gente cree que tiene el derecho de dispararle a quien le parezca sospechoso, léase negro u oscuro de piel.

Mis hijos fueron al colegio público del barrio en Miami y allí se juntaban jóvenes blancos, negros y Latinos, pero más allá del colegio hay unos límites invisibles que casi nadie traspasa. No hay leyes que prohíban los noviazgos o matrimonios entre personas de razas diferentes hoy en Estados Unidos, pero existe un prejuicio enorme que nos separa. No creo que muchos de mis amigos hubieran permitido que su hija tuviera un novio de color. Ni pensarlo! Pero ninguno es racista.

Nos negamos a admitir nuestros propios prejuicios, por lo memos en público.

Los Latinos creemos que no somos racistas porque en América Latina las razas se mezclaron y todos tenemos algo de indígena, negro y blanco. Pero por supuesto, entre más clara la piel, más alto el nivel socio-económico. Y eso sí, en nuestros países no se mezclan las clases sociales. Las líneas están bien definidas. Rico con rico, pobre con pobre y para toda la vida. Salvo muy pocas excepciones.

Si empezáramos por admitir nuestros prejuicios, porque todos los tenemos, ese sería un buen comienzo para empezar a transformar la forma como nos relacionamos.

Te importaría si tu hijo o hija saliera con alguien de color? Compártelo aquí.

Please follow and like us:
onpost_follow

2 thoughts on “Nadie es racista, pero que no se metan con mi hija!”

  1. En España si somos racistas, no todos, pero si la gran mayoria. Gitanos, asiáticos, sudamericanos, africanos…. no nos importa convivir con ellos en la misma ciudad, pero cada uno en su barrio y, por supuesto, nada de mezclas! Cuantas veces se oye ” no a ese colegio no, que esta lleno dé inmigrantes y el nivel es mas bajo”…. como para aceptar que encima haya riesgo de que tus hijos se puedan enamorar de alguien de otra raza. Y, lo peor, es que en la gran mayoria de esos colegios el nivel efectivamente es mas bajo, y lo seguira siendo mientras no se les dote de mas medios y los profesores no sean conscientes de que merece la pena hacer ese esfuerzo adicional al principio, para conseguir que se iguale el nivel, y sobre todo enseñarles desde pequeños que todos somos absolutamente iguales.
    Mi comentario iba a empezar diciendo que creo que no soy racista y quiero pensar que no me importaria que mis hijos tuvieran una pareja de una raza distinta a la suya. Solo me preocuparia lo que tendrian que “tragar” por el entorno en el que vivimos

    1. A mi también me preocupa por mi hija el rechazo que puede producir en los demás. Y me preocupa la violencia de la que puede ser víctima por que este es un país violento. Especialmente ahora que la gente con prejuicios y odios hacia el “otro” se siente con derecho a decirlo abiertamente y a actuar como le parezca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.